¿Qué es la Imagen Personal? Elementos que la conforman y su importancia

Descubre los dos aspectos fundamentales a tener en cuenta para aumentar tu atractivo y proyectar una imagen personal que fascine

 

“Primero conócete y luego adórnate en consecuencia”

Epicteto

 

imagen personal

 ¿Qué significa la palabra Imagen?

Según el diccionario de la Real Academia Española, la palabra imagen viene del latín imago, quiere decir representación, figura, ícono.

Imagen es la representación mental de algo o alguien.

Se refiere a todos aquellos juicios, ideas, percepciones que tenemos sobre la apariencia visible de las personas y los objetos.

A su vez, la palabra Persona etimológicamente deriva del latín “personare” y quiere decir “sonar a través de”, mientras que en griego “proposon” significa máscara, aludiendo a las que llevaban los actores en la antigua Grecia para representar determinados personajes.

imagen personal

Imagen personal por lo tanto se define como el conjunto de recursos físicos, atributos y actitudes que proyectamos y que los demás reciben de nosotros.

La Imagen personal constituye la huella individual de una persona que capta la mente de su interlocutor.  Es percepción emocional y racional, transmitimos silenciosamente con nuestra presencia.

Todas tenemos una Imagen. La imagen personal es el fiel reflejo de nuestra individualidad.

La personalidad  se refleja a través de la imagen que proyectamos al exterior.

Como las imágenes se perciben a través de los sentidos, la imagen personal posee un gran componente subjetivo, emocional.

Implica una profunda conexión sensorial; observamos y vamos emitiendo juicios sobre la imagen que tienen los individuos, los objetos, las marcas y las organizaciones.

Una imagen es una construcción mental que cobra vida como resultado de una multiplicidad de estímulos. La imagen mental que nos hacemos acerca de todo lo que percibimos genera actitudes que influyen en las conductas.

Todo aquello que nos llega por medio de nuestros sentidos genera algún tipo de información. La imagen es comunicación. Enviamos  constantemente mensajes que son interpretados por las personas generando ideas que se transformarán más tarde en opiniones.

La apariencia que construimos es nuestra principal tarjeta de presentación, nuestro primer contacto con el mundo exterior, sería algo así como nuestro prólogo, ya que narramos nuestra historia personal en torno al cuerpo.

Las primeras impresiones cuentan, especialmente en la actualidad. Las personas, las marcas, los productos, los servicios, los lugares, son evaluados de un vistazo.

Lo crucial de una primera impresión es que dejará una opinión duradera; por eso se dice que no hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión.

Somos vistos antes de ser escuchados, de tal manera que lo que decimos cuenta poco en comparación con toda la información que proyecta nuestro aspecto.

No podemos proyectar una imagen neutral. Aunque permanezcamos en silencio nuestra imagen hablará de todos modos contando quiénes somos y qué hacemos.

La imagen es el resultado del fondo y la forma. Si uno de los dos aspectos falla o falta, no cumpliremos con el objetivo de dejar una huella positiva.

La imagen personal se relaciona con la Identidad, con los atributos que hacen que una persona sea única e irreemplazable.

Transmite mensajes a través de símbolos y códigos de manera instantánea, como es el caso del lenguaje que trasmiten los colores; rojo, para indicarnos fuerza, pasión y sensualidad y azul para zambullirnos en un mar de frescura y tranquilidad.

imagen personal

 

La imagen personal se sustenta en cuatro pilares fundamentales:

  • La apariencia: conformada por la vestimenta, peinados y complementos.

El vestir constituye todo un sistema de signos siendo fundamentalmente un sistema de comunicación no verbal.

Los elementos que componen un atuendo: prendas, accesorios, peinados, maquillaje, tonalidades, texturas, están cargados de significados, de conceptos y los caracteriza más su valor simbólico que la función utilitaria que cumplen.

Los zapatos, por ejemplo, son considerados símbolos de status.

  • El lenguaje gestual y la comunicación corporal.

En la comunicación no verbal intervienen los gestos, los movimientos del cuerpo, las miradas, el tono de la voz. También incluye nuestro aspecto visual, la imagen estética que tenemos.

  • La comunicación verbal. El canal verbal se utiliza principalmente para proporcionar información mientras que el canal no verbal transmite toda una gama de emociones y estados de ánimo.
  • El comportamiento y la actitud. Cada comportamiento implica un acto de comunicación.

Los elementos más importantes que componen la imagen personal no son tangibles, no se pueden tocar ni percibir de manera precisa, sino que se relacionan más con la actitud que emanamos y con las características que conforman nuestra singularidad, las cuales arrojarán como resultado un modo concreto de ser, sentir y actuar.

La apariencia exterior resultará efímera si no se tiene como base un trabajo interior de autoconocimiento.

Para construir una atractiva y saludable imagen personal no bastará con ocuparse solamente del aspecto externo.

imagen personal

Se trata de comenzar conociendo cómo está conformado nuestro mundo interno para luego ocuparnos de cuidar, embellecer y potenciar nuestro aspecto exterior.

Si queremos sentir una mayor confianza en nosotras mismas, primero tenemos que conocernos y aprender a valorarnos,  para recién después salir y compartir con el resto del mundo todo aquello que hace de nosotras, mujeres únicas.

 

“Dado que eres distinta de cualquier otro ser que haya sido creado desde el principio de los tiempos, eres incomparable.

 Existe una potencia, una fuerza vital, una energía, una animación, que se traduce en acción en ti, y como de tu persona sólo hay una en toda la historia del tiempo, esta expresión es única.

 Y si la bloqueas, nunca existirá a través de ningún otro medio y se perderá.

 Martha Graham

 

imagen personal

 

Primer aspecto: La imagen interna: Autoestima

 ¿Cómo te ves?

La autoestima es la capacidad que tenemos de valorarnos, aceptarnos y sentirnos satisfechas con nosotras mismas.

Es un conjunto de creencias, valores y percepciones que tenemos sobre nuestra persona y las capacidades con las que contamos.

Las creencias que provienen de nuestras experiencias de vida y de la valoración positiva que hacemos de nuestros recursos son fundamentales para poder desarrollarnos de manera saludable.

Autoestima significa quererse, cuidarse, aceptarse, respetarse, comprenderse.

La autoestima sana significa sentirse bien con una misma, emitir lo que se piensa, defender lo que se desea, independientemente de la mirada de los demás.

Aprendemos a valoramos sin que las opiniones ajenas nos hagan cambiar nuestros objetivos y nuestra sensación de satisfacción hacia nuestra persona.

Una persona con una sana autoestima reconoce el valor que cada persona tiene por sí misma, más allá de la apariencia personal, las capacidades o incapacidades que posee, las virtudes o los defectos que tiene, los aciertos y también los errores que haya cometido en su trayectoria de vida.

Una acertada autoevaluación incluye el conocimiento de nuestras fortalezas y también de nuestras debilidades.

imagen personal

La autoaceptación implica reconocer todas las partes de uno mismo como una forma particular de ser, sentir y actuar.

En primera instancia, tenemos que empezar por aceptarnos como esencialmente somos, luego encontraremos tiempo y opciones para mejorar nuestra imagen personal y potenciar los atributos naturales que tenemos.

Cuando frente a un desafío sentimos que podemos con él, florece nuestra fuerza interior y encontramos las herramientas para actuar con creatividad y entusiasmo.

La autoestima es el pilar básico del bienestar personal, el cimiento de la confianza.

Comenzaremos con la aceptación de la forma que tiene nuestro cuerpo físico, y esta actitud irá transformando la manera en la que nos vemos. De esta manera, cuando empiezas a aceptarte tal como eres, el cambio personal se pone en marcha y comienza a funcionar.

En lugar de desear modificar tu imagen inmediatamente, analiza primero quien eres, como eres y que es lo que específicamente quieres mejorar.

La imagen personal refleja nuestras particularidades físicas y las características únicas de nuestra personalidad, transmitiendo además cómo te quieres y te cuidas.

La imagen no es estática sino dinámica, la vamos creando constantemente a medida que crecemos, maduramos y, junto con la actitud se pueden transformar continuamente.

Trabajar la autoestima es esencial para lograr una belleza integral y duradera.

Sentirnos atractivas acrecienta la autoestima. No podemos querernos si no tenemos clara nuestra Identidad y nos sentimos a gusto con ella.

Mientras la moda es un juego creativo de volúmenes, colores y texturas sobre la superficie corporal, tu imagen personal revelará los tesoros de tu interioridad.

Trabajar al mismo tiempo sobre el desarrollo de la personalidad y el aspecto físico son detalles a tener en cuenta para la construcción de una Imagen personal que cautive.

¿Por qué es tan importante la Imagen Personal?

 Porque nadie puede evitar proyectar una imagen. La gente se hará una imagen de ti, tanto si te ocupas de ella como si no lo haces.

La vestimenta y gestualidad, la comunicación escrita y la comunicación no verbal arrojarán características de nuestra persona, aun cuando las palabras no estén presentes.

El lenguaje corporal es tan importante como el lenguaje hablado pues a través de él nos comunicamos con el mundo.

La imagen personal refleja cómo nos cuidamos, nuestra seguridad, las experiencias vividas, el nivel educativo que alcanzamos, nuestra cultura, nuestra capacidad profesional, nuestras intenciones y deseos y, por supuesto, nuestra autoestima.

Cuando nuestra imagen refleja con fidelidad lo que somos, logramos transmitir un mensaje coherente y auténtico.

Trabajar en nuestra imagen personal implica que, siendo fieles a nosotras mismas, proyectemos al mundo nuestra mejor versión.

Anímate a identificarte como una mujer auténtica, única, llena de valor y segura de sí misma.

Ama tu identidad. Solo así podrás mostrarte tal y como eres.

imagen personal

 

Segundo aspecto: La imagen externa: Comunicación

 ¿Cómo te muestras?

Durante un encuentro lo en primera instancia perciben los demás es nuestra apariencia física, nuestra imagen personal.

En cuanto conocemos a alguien nos hacemos una rápida impresión inicial de esa persona en breves segundos y sin ser muy conscientes de ello.

Todos asignamos características a los demás, muchas veces basadas simplemente en el aspecto físico o en los gestos que percibimos en esa crucial primera impresión.

Cada gesto, cada mirada, cada movimiento o cada color que vestimos constituye una señal que nos permite conectar consciente o inconscientemente con los demás.

Los gestos expresan una gran variedad de emociones, pensamientos, sensaciones. No son casuales, muestran nuestra personalidad, nuestra manera de pensar y sentir en determinado momento.

La imagen personal comunica a través de las expresiones del rostro, con el cuerpo, la voz, el lenguaje gestual, el aroma, la manera de escribir, la actitud, la indumentaria que vestimos con sus líneas, formas, colores y texturas.

 

imagen personal

 

La imagen interior se refleja en nuestro físico expresándose a través de la postura, los movimientos del cuerpo, del vínculo que tenemos con la alimentación y la actividad física, irradiando o no, una imagen personal saludable y vital.

El cuidado de la piel, el aroma que desprende tu perfume, la manera en que saludas, tu tono, timbre y volumen de voz, la forma que tienes de caminar, de sonreir, de lucir los accesorios con creatividad, forman parte de tu imagen personal.

Nuestra presencia habla en silencio. La superficie corporal constituye un soporte magnífico de comunicación ya que nos narramos alrededor de nuestro cuerpo.

imagen personal

Con el cuerpo podemos contar una historia mientras la palabra cuenta otra. Esta comunicación silenciosa descubre nuestro Ser más profundo.

El lenguaje no verbal es muy poderoso como transmisor de mensajes. Con frecuencia, los mensajes no verbales tienen mayor impacto y significación que los verbales.

Con nuestra presencia comunicamos continuamente y lo hacemos a través de códigos.

El arte de vestir es un fenómeno que comunica: las telas y sus tonalidades, los diseños, estampados, peinados se consideran códigos. El objetivo  a la hora de respetarlos consiste en crear o mejorar la percepción a través de la vestimenta que llevamos con el fin de transmitir un mensaje claro.

Los códigos que transmite la imagen personal se reciben a través de los sentidos. Hay códigos de autoridad y de accesibilidad.

El código de autoridad comunica rigor, firmeza, poder, seguridad, control y se traduce en la indumentaria a través de colores oscuros como negro, azul oscuro, gris,  texturas lisas, trajes sastre, zapatos cerrados, buena cartera, collar de perlas, portafolio delgado.

Mientras que el código de accesibilidad comunica calidez, confianza, cercanía, sencillez, naturalidad, amabilidad. En las prendas se plasma a través de combinaciones de diferentes colores y texturas para faldas y pantalones, zapatos de diseño, accesorios diversos.

Durante un proceso comunicacional emitimos y recibimos múltiples mensajes que no siempre son expresados en palabras.

Interactuamos con los demás a través de distintos lenguajes que se manifiestan simultáneamente.

A la hora de comunicarnos es tan importante tener en cuenta lo “que” se dice, prestando atención al contenido, y también “cómo” se emite aquello que deseamos comunicar.

El entorno y los elementos que forman parte del proceso comunicativo decidirán la significación del mensaje.

El vestir constituye todo un sistema de signos, un lenguaje.  La vestimenta siempre significa algo, es esencialmente y desde sus orígenes un sistema de COMUNICACIÓN.

En todas las épocas históricas el hecho de transmitir quienes somos por medio de nuestras prendas y adornos, ha sido un factor tan importante como lo era el abrigo que proporcionaba el vestirse.

Nos vestimos por necesidad y también por deseo, para protegernos del clima y para expresarnos. Las prendas constituyen un lenguaje que nos brinda información sobre lo que nos rodea.

Queremos decirle algo a los demás a través de nuestra vestimenta.

imagen personal

Todo aquello con que adornamos nuestro cuerpo porta un mensaje sobre nosotras mismas. Día tras día, al vestirnos, nos describimos.

La ropa que nos ponemos a diario nos cubre y a la vez nos desnuda. Cada vez que elegimos nuestras prendas, vestimos nuestra personalidad, revelamos nuestro Ser, nuestra Identidad.

La vestimenta refleja lo que somos, lo que queremos ser, nuestras aspiraciones, nuestra imagen real, nuestra imagen ideal.

El cuerpo es sincero. El ser humano comunica con todo su Ser, incluso cuando no dice nada.

Cuando nuestra imagen personal refleja fielmente como somos, transmitimos un mensaje congruente y auténtico.

La autenticidad es el elemento fundamental para mantener una buena presencia a lo largo del tiempo y lograr una imagen personal atractiva, seductora, inolvidable, siendo esencial para dejar una huella indeleble.

La imagen personal de una mujer que domine el arte del vestir tendrá en cuenta a la hora de mostrar sus atributos; detalles como: el estilo personal, el cuerpo actual, la edad, el momento, el contexto, el tipo de evento al que asiste, ajustará las tendencias de moda según su personalidad y mostrará armonía y coherencia entre sus aspectos interior y exterior.

Se trata de que, siendo fieles a nosotras mismas, podamos proyectar nuestra mejor imagen personal, logrando que nuestra presencia cautive mucho más allá del aspecto externo  y que podamos irradiar atributos tales como carisma, energía positiva, entusiasmo, vitalidad, sensualidad.

Cuando trabajas con tu imagen potencias tu personalidad. La imagen personal es el complemento perfecto, la otra cara de tu personalidad.

imagen personal

Conclusión

Tener en cuenta nuestra la imagen personal significa prestar atención a un aspecto fundamental de la comunicación humana, ya que en la era donde reinan las imágenes somos vistos antes de ser escuchados.

La imagen es fundamentalmente un resultado. Se trata de simplificar una parte de nuestra vida cotidiana pudiendo dar respuesta al eterno dilema ¿Qué me pongo?

Lo que implica descubrir y construir la imagen personal y el mensaje que queremos transmitir.

Es Comunicación, ya que  cada acto transmite una mensaje. La imagen es también percepción.

Si la imagen es percepción y de acuerdo a lo que percibimos, decidimos, entonces la imagen se torna crucial a la hora de tomar decisiones.

Ocuparse de la imagen personal no significa seguir fielmente los cánones de belleza impuestos o adoptar inmediatamente las tendencias de moda ni bien aparecen en escena.

La imagen personal y la industria de la moda son herramientas con las que contamos para conocernos, para jugar y sentirnos mejor con nosotras mismas, mientras emprendemos un camino de exploración y de expresión creativa de nuestra personalidad, de nuestra esencia más profunda.

imagen personal

La vestimenta actúa sobre el ser, hacer y parecer de las personas a través del sentido visual.

Lo fascinante de crear tu imagen personal reside en la capacidad de poder sumergirte en un trabajo de autoconocimiento para diseñar tu propio estilo, tu identidad estética eligiendo quién quieres ser y qué valores deseas transmitir.

Si las prendas que visten tu cuerpo acompañan una imagen personal verdadera, aparecerá como resultado el reflejo de tu esencia única, que resultará mucho más fascinante y seductora que cualquier silueta de líneas perfectas.

Nuestras prendas serán únicamente un accesorio adicional para embellecer las cualidades que llevamos dentro.

Una imagen personal que cautive tendrá como base un profundo trabajo de autoconocimiento y autovaloración.

La propia valoración y la actitud dejan huella en tu aspecto ya que como te sientes con vos misma, te proyectas.

imagen personal

Sin autoconocimiento no hay crecimiento personal.

Sin crecimiento personal no hay posibilidad de desamarrarse de identificaciones, juicios, creencias, miradas propias y ajenas, mandatos heredados.

Sin capacidad de desaprender y de soltar todo aquello que ya no nos representa, no podemos llegar a ser nosotras mismas.

El gran desafío será encontrarse y ser una misma en un mundo repleto de estereotipos que tratan de convertirnos en otra mujer.

Se trata de sacar a relucir tu mejor versión y marcar la diferencia. Las mujeres somos una por una, singulares y diferentes.

La femineidad será una cuestión de creatividad, una invención, una creación personal.

Cada una será o no consciente del deseo que la habita y de su construcción personal.

imagen personal

La belleza exterior puede resultar postiza o estereotipada si no se completa con la gracia interior.

La belleza interior perdería luz y brillo si no encuentra sustento en una imagen exterior armoniosa, atractiva y sensual.

La moda es arte, juego, creatividad, uno de los múltiples caminos para llegar al conocimiento personal.

Brinda la posibilidad de transformarnos continuamente, de re- crearnos sin dejar de lado la propia Identidad.

No tiene por qué alejarnos de nuestro Yo esencial ni permitir su falsificación.

La moda es un lenguaje, depende de nosotras ponerla a hablar.

La moda tiene un papel que jugar con la Mujer. La ayuda a SER.

imagen personal

 

“Se tú misma, los demás puestos están ocupados”

Oscar Wilde

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *