Perfume de Mujer: 7 Familias de fragancias para que tu Imagen Impacte.

 

Descubre los Secretos de seducción que encierran las Fragancias y elige el Elixir que dejará la huella de Tu Estilo  Personal…

 

perfume de mujer

 

Los perfumes han acompañado la existencia del hombre, a “traves del humo “

(PER-FUMUM) se adoraba a los dioses.

Al ser humano le ha gustado vivir rodeado de fragancias  agradables y delicadas.

Antes de la elaboración de los perfumes ya se sentían atraídos por el aroma de las flores.

Luego quisieron oler muy bien, lo que dio comienzo a  una larga historia olfativa que los siglos han visto escribirse sobre el humo de mágicas sustancias perfumadas.

El hombre antiguo le daba tanta importancia a las fragancias como el hombre moderno.

Según la mitología griega, el perfume nació de la mano de Afrodita, diosa del amor y la belleza cuando ella salpicó una rosa con una gota de sangre.

Así adquirió la rosa su aroma particular. Luego, Cupido su hijo, la besó dotándola de su suave fragancia.

Si destapamos un frasquito de mirra o azafrán tal vez surge en nuestra memoria una imagen del antiguo Egipto.

Fue esta la primera civilización dedicada a hacer ofrendas de aromas a las divinidades a través de los sacerdotes y del propio faraón.

Los egipcios quemaban maderas aromáticas y resinas naturales. Sus recetas cuentan del enorme grado de sofisticación al que llegó este pueblo en cuanto a la elaboración de esencias.

Aromatizaban sus ceremonias, curaciones y usaban las fragancias  como complemento de belleza para las mujeres.

Las egipcias llevaban el perfume en conos sobre su cabeza emanando el olor  a cada paso. El brillo y la estela aromática de Egipto se expandió por todo el Mediterráneo.

Mientras tanto,  otros pueblos exploraban el aroma de las flores.

perfume de mujer

Asirios, caldeos y griegos aprendieron a macerar plantas y flores en aceites para obtener unguentos aromáticos que se utilizaban  para agradar a los dioses y para perfumarse.

Para los griegos el perfume resultaba un artículo divino de origen misterioso.

Los griegos hacían un verdadero culto a la higiene del cuerpo y a la belleza.

Se untaban con cremas preparándose para el deporte. Los baños perfumados y los masajes con aceites eran los secretos de belleza fundamentales.

Antes que se impusiera el cuerpo atlético y la armonía de las formas, el ideal de belleza de Grecia estaba basado en el aseo.

Seducción y terapéutica iban  de la mano. Se propagó la costumbre de mojarse el cabello con perfume antes de las grandes comidas.

También los romanos otorgaron a los perfumes un lugar considerable.

perfume de mujer

Las clases sociales privilegiadas dedicaban mucho tiempo al cuidado personal en el que las fragancias ocupaban un lugar preponderante.

En los cultos religiosos y en los ritos funerarios el benjui, el incienso, el ambar gris y otras sustancias perfumadas se hacen indispensables.

Las termas romanas fueron auténticos institutos de belleza. Las mujeres se cubren con joyas perfumadas que hacen de amuletos.

Durante las fiestas, los romanos epicúreos mezclaban perfumes con vinos.

Un importante proveedor de materias primas para la elaboración de fragancias era la India de donde llegaban sándalo, aloe, lavanda.

En la India los aromas también estaban relacionados con los ritos religiosos y se llevaban a cabo para alejar los malos espíritus.

Otro país rico en materias primas para la elaboración de perfumes era la exótica Arabia donde se elaboraron fragancias de la familia oriental.

Mucho tiempo después, el descubrimiento de América significaría un gran acontecimiento para el desarrollo de la perfumería, pues el nuevo mundo aportaría ingredientes como vainilla y cacao.

Desde hace milenios el perfume no ha perdido ninguno de sus poderes de protección, purificación e  invocación.

A través de la historia, las fragancias han ocupado un doble carácter: divino y profano.

Este rasgo permanece vigente en la actualidad. Lo podemos sentir en el incienso que sale de  una iglesia y en el perfume utilizado como broche de oro para seducir en una velada romántica.

Los seres humanos utilizamos las fragancias como medio de comunicación porque el olfato es un sentido primitivo y muy potente.

Clasificamos los aromas a través del sistema límbico que se relaciona con nuestra parte emocional.

Una fragancia puede traernos a la memoria recuerdos olvidados de forma inmediata y hacernos revivir emociones intensas.

Una Buena Elección

Elegir nuestra fragancia personal es aquella  de la que nos enamoramos a “primer olfato”

La elección del perfume apropiado es mucho más que la selección de una fragancia.

Es una forma de expresar nuestra  forma de Ser y de Sentir. El uso del perfume acentúa el impacto de la  Imagen Personal.

Entre una  Mujer y su perfume debe existir una armonía íntima, una mágica afinidad.

Es un accesorio relacionado con la piel, cargado de sensualidad que tiene la capacidad de atraer a los demás.

La fragancia ideal es la que nos hace sentir maravillosamente. Es ese olor que nos gusta, que no nos hostiga y que está en armonía con lo que somos y lo que queremos proyectar.

Encontrar esa fragancia cómplice resulta toda una aventura de autoconocimiento.

Para hacer una buena elección  es importante apelar a la propia sensibilidad, a los recuerdos y las emociones.

La razón por la cual a unas personas les gustan algunos aromas y a otros no, tiene que ver con la asociación emocional que hacemos con los olores.

perfume de mujer

Antes de comprar un perfume analiza

– ¿Dónde pasaste tus primeros años? ¿En el mar, la montaña, la ciudad? ¿Vivías en una casa o un departamento?

-¿Cuáles son tus recuerdos más agradables de aquella época y qué referentes olfativos tienes? El olor del pino, las rosas del jardín, la torta de manzana y canela.

– ¿Cuáles son las flores que más te gustan?

-¿Cuáles son los olores que te agradan  y cuáles te disgustan? Cítricos, maderas, flores, los dulces, los suaves?

-¿Que colores prefieres?

-¿Qué comidas disfrutas? Frutas, agridulces, condimentadas, etc.

Seguramente encontrarás coherencia entre las respuestas y una línea por la que te sentirás inclinada. Tendrás más  atracción por una familia olfativa: floral, cítrica, amaderada, oriental.

Un perfume debe ser recordado, perceptible, saber deleitar, hacer soñar, ser portador de emociones.

El perfume expresa de una manera sutil todo aquello que no se puede comunicar con palabras.

De Buena Familia

Imagen personal -perfumes

Existe una clasificación genealógica de los perfumes que se basa en relaciones de parentesco entre los aromas a partir de los ingredientes  fundamentales que los componen,  destacándose principalmente 7 grandes familias.

Floral: Son las fragancias  clásicas y más antiguas y representan una familia importante y variada.

Se dice que un perfume es floral cuando en su composición predomina la presencia de las flores como la rosa, el jazmín, violeta, nardo, narciso.

El énfasis de las fragancias florales puede ser de diversa índole: frutal, verde, fresca, dulce.

Destacan lo femenino de cada Mujer. Se adaptan muy bien a un estilo de Mujer Romántica y soñadora.

Cítrica: se define como Hespérides (ninfas de La mitologia griega), verde, citrus.

Forman parte de esta familia las aguas realizadas con aceites esenciales de naranja, limón, bergamota, mandarina, lima, pomelo.

Brindan una sensación limpia, fresca, estimulante.

Se adaptan al estilo de vida de una Mujer juvenil y dinámica.

Tienen gran auge en la época de verano dada la sensación de frescura que transmiten.

Chipre: Son una familia de perfumes con notas de musgo, roble o pachuli combinadas con notas frutadas (melocotón) o florales ( rosa).

Pueden tener un carácter frutal, amanerado, fresco o verde.

Se ajusta a un estilo de Mujer misteriosa, sofisticada, seductora.

perfume de mujer

Amaderados: Evocan el ambiente de un bosque. Las notas olfativas se construyen con raíces y cortezas de madera de árboles y arbustos como cedro, vetiver, ciprés, sándalo.

La madera de sándalo es el espíritu de esta familia junto con la corteza o el fruto de otros árboles como el cedro o el ciprés. Se combina a menudo con notas marinas, de cuero y tabaco dando como resultado perfumes cálidos, masculinos, profundos.

Hasta hace poco esta fue una familia de perfumes masculinos, pero con el paso del tiempo las fragancias femeninas han encontrado en ella una gran inspiración.

Orientales: Se caracterizan por ser perfumes intensos, dulces apropiados para la época de invierno. Pueden ser fragancias ambarinas o especiadas.

Los perfumes ambarinos también se conocen como orientales y están basados en vainilla y esencias balsámicas. Agrupa perfumes de notas dulces, cálidas, ámbar y almizcle que dejan una estela intensa.

Especiados: son aquellos en los que aparecen  los aromas habituales del mundo gastronómico: café, chocolate, pimienta, comino, canela, nuez moscada. Se mezclan con cítricos, flores y madera.

Son perfumes exóticos, dulces, intensos, ideales para mujeres glamorosas y muy sensuales.

Cuero: los aromas característicos de esta familia son el tabaco, madera, abedul. Suavizados por notas florales como lirio o violeta.

Sus perfumes se caracterizan por ser  elegantes y muy discretos pues están basados en notas secas e incluso ahumadas.

Acuosos: Los perfumes de esta familia se caracterizan por ser aromas frescos, una de las últimas tendencias del mundo de la perfumería.

También se los conoce como ozónicos ya que poseen un acento de brisa marina que los identifica.

En su composición se incluyen extractos de algas, helechos, hierbas de cultivo húmedo.

Se extraen también de esencias de plantas que conforman la flora marina.

Evocan el frescor de los océanos y de las plantas de climas húmedos.

Van muy bien con un estilo de Mujer Natural – Informal y con la sensibilidad ecologista de la época actual.

Como Perfumarse

El recuerdo del perfume puede quedar más grabado que la Imagen Personal.

La clave de la aplicación está en el equilibrio, en el uso con cierto ritmo y proporción.

La fragancia nunca debe adelantarse a quién la lleva, sino que debe dejar una sutil estela olfativa al paso.

El triángulo formado por nariz y hombros representa uno de los  puntos clave. Esta zona expande bien las esencias.

Puedes aplicar tu perfume detrás de las orejas, en las muñecas, en la parte interior de los codos, y en la parte trasera de las rodillas porque las pulsaciones del corazón se sienten en esas zonas  y potencian el aroma.

Otra forma es atomizar el perfume en el aire para luego caminar a través de esta lluvia de gotas. De esta manera, el cabello quedará delicadamente perfumado.

Una zona clave es el escote, si lo que se busca  es una presencia más sugerente de la fragancia.

Para quienes buscan un efecto más notorio pueden  recurrir al perfumado por capas.

perfume de mujer

Se comienza por el gel de ducha con el aroma favorito luego se aplica  la crema hidratante con el mismo aroma, el desodorante y por último  el perfume.

El perfume se aplica después de la ducha, para darle tiempo a la fragancia de reaccionar al contacto con la piel, antes de vestirse y colocarse las joyas pues los alcoholes pueden afectarlas o manchar la ropa.

Otra regla de oro a tener en cuenta es no frotar el perfume contra la piel porque ello altera las moléculas de la fragancia y daña su aroma.

Lo más recomendable es esperar unos instantes hasta que se  absorba.

Entre más oscura sea la piel de una Mujer, más temperatura genera y por lo tanto, la fragancia se conservará  por más tiempo.

La aplicación dependerá  del estilo de cada una  y de si le gusta anunciar su presencia a través de su  perfume o prefiere crear una discreta aura aromática alrededor de su Imagen Personal.

Los aromas afectan nuestro estado de ánimo, nuestra motivación y conducta.

Generan emociones, reflejan nuestra personalidad, refinan y elevan el espíritu.

En el ámbito de la comunicación el perfume amplía nuestro  “Yo Corporal”, potenciando al cuerpo como portador de mensajes.

El perfume es un accesorio, el más cautivante e intenso y un medio de seducción que revela la personalidad de cada Mujer.

Genera bienestar y placer y permite dejar el toque único e inolvidable de tu Estilo Personal.

 

Una Mujer sin perfume es una Mujer sin porvenir”

(Cocó Chanel)

 

perfumes para tu imagen personal

2 respuestas a «Perfume de Mujer: 7 Familias de fragancias para que tu Imagen Impacte.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *